Hoy quiero compartir con todos mi estado crítico, tengo una grave enfermedad: No tengo ni la menor idea de cómo termine en el médico, sólo recuerdo perder la razón y experimentar un abrazador éxtasis, algo indescriptible. Supongo que mi madre pensaría que injerí alguna droga al abrir mi puerta sin seguro, la cual yo no abría hace un par de semanas, y encontrarme así, tendido en el suelo y balbuceante. En el consultorio el médico compartió que no comprendía los síntomas de mi corazón y mi estado cerebral, que el tac tomado mostraba un caso crítico y extraño posiblemente propiciado por otras causas, que me iba a remitir a un especialista y llevaría a cabo algunos exámenes complementarios, además que mi problema podría ser psicosomático, consecuentemente me remitió a un psiquiatra de renombre que muy honestamente expreso: “El estado al que llego fue una anomalía creada en su mente, ya que en los exámenes tomados por su medico de cabecera no hay indicios de ningún tipo de drogas, al menos no conocidas”, pero aún la psiquiatría no comprende su patología; por tanto no puedo dar un diagnóstico ni tratamiento. Me formulo mientras tanto algunos tríciclicos y recetas de hábitos, luego tomo el teléfono y llamo a un amigo suyo, un afamado filósofo extranjero.

Después de unos minutos de dialogo entre aquellos hombres eminentes me extendió la bocina con una inquietante y forzada sonrisa; por el auricular percibí una voz lánguida e interesada, con un acento posiblemente francés de gran edad, que me dijo: “Todos sus síntomas son ilógicos, están fuera de la razón, hay que llevar un tratamiento serio y riguroso”, también me expreso que estuviera tranquilo, todo iba a estar bien según él, y me insistió en permanecer en contacto y no salir de la ciudad por un tiempo. Pero mi madre muy preocupada y desconcertada al salir del consultorio y no ver ninguna solución en las respuestas llamo a un amigo suyo sacerdote, quien un poco alterado la convenció de que era el demonio, que me acecha y sé a había apoderado de mí alma, que me tiene que tratar y muy probablemente exorcizar lo más pronto posible.

En resumen nada hizo efecto, y aquí estoy internado en este pabellón donde un extraño pero agradable demente y camarada emanante de una gran sonrisa se pronunció por primera vez, en este mi séptimo día en cautiverio. Advertí que me observo en una instancia extrañamente neonata, y para mi impresión me saludo con el siguiente susurro si mal no recuerdo:

“No existe plena certeza sobre las condiciones en que llego“. (inspiro muy lentamente y retomo la palabra mientras yo percibía cada vez más y más una profunda sensación de paz insondable en aquel hombre encerrado en estas cuatro paredes de farsante manicomio). “Tu problema es que percibes como problema que eres un espíritu entre carne y alma. Tu mente evoluciono mucho más rápido que tu cuerpo por que la energía se desplaza más rápido y en mayores direcciones que la materia, su necesidad de expansión y comprensión solo tuvo una salida, y es la reacción de que tu mente evoluciono verticalmente, se elevó, y se conectó a la fuente creando lo que llaman alma para no ser limitada en el cuerpo ni en el tempo y así continuar el único propósito de la existencia, superarnos o morir, superar a todos nuestros antepasados y heredar ese conocimiento a los siguientes.En nuestro caso superar a los más inmediatos, los animales y demás hasta alcanzar a comprender el espíritu. (Me percate como la mirada entre sus cuencas me penetraba profunda e hipnóticamente era como si el escaner del tac que me hicieron pasara de nuevo por todo mi cuerpo, hice lo que más pude para no escapar de sus palabras y volví a escuchar sus revelaciones… Sé quedo observando por un instante un vaso con agua que estaba en la estantería como supiera que me distraje y se incorporo con lo siguiente). “En este momento se me ocurre una analogía sobre la fluidez. EL ESPÍRITU QUE ES LA DIVINIDAD DIRECTAMENTE DE LA FUENTE, ES AGUA, ES UNA GOTA DEL OCÉANO, ES EL AMOR EN SU NATURALEZA, ES UNA GOTA PERO IGUALMENTE AGUA, COMO EL OCÉANO ES DIOS; LA SAL Y LOS MINERALES SON LA MENTE, EL CUERPO ES UN TEMPANO DE HIELO ENVUELTO EN EL MAR Y EL ALMA ES LA FORMULA MOLECULAR ESCRITA EN EL H2O… es historia que construyes sin tiempo, es tu esencia e información genética y mental para comprender el espíritu por medio de la conciencia, y a su vez todas son y forman el agua y los océanos”. Tu cuerpo evoluciono de otra forma y dirección, horizontalmente, mucho más lento y se adaptó secretamente a tu mente con un potencial reciproco e inexplorado por la mente. Hay una incomprensión que te desfasa, tu enfermedad es un virus que le pasa a algunos organismos, tu enfermedad se llama humanidad, una humanidad perdida entre 5 limitados sentidos, los cuales han atrapado a tu mente en la realidad de la materia y a su vez esta no puede percibir el espíritu en ella, tú mismo has encontrado un diagnóstico, el “ser humano” está olvidando cada vez más vivir por esta razón y se está igualando al animal, es decir, ya no está viviendo, está sobreviviendo inmerso en sus emociones de baja vibración, ha creado una “realidad relativa” a sus reflejos e ideas, y una “verdad plural” pues el ser humano tiene el poder mental de creer y ha creado, y creído por el pensamiento así construyendo una civilización basada en la tenencia del dinero, el sexo, las emociones y el sufrimiento, por eso a prostituido palabras como Dios y amor, y si continua con su doctrina prostituirá también la palabra espíritu y cultura, pero jamás podrá prostituir el verdadero significado y propósito de estas palabras, esa es la esencia, el alma misma de la humanidad perdida, el motivo y propósito de la vida en este espacio tiempo, comprender aquellas palabras es su total y sencilla expresión. NO DEJES QUE NADA NI NADIE TE VUELVAN UN INDIGENTE MENTAL, LA SÍNTESIS DEL ANTÍDOTO ES QUE ESTA TRINIDAD SE PERCIBA JUNTA TAL Y COMO ES, MÁS ALLÁ DE UNO, O DOS, O TRES, EXISTE UN LUGAR EN EL PABELLÓN CERO DONDE SÉ DESPEJA TAL PROGRAMACIÓN Y CONDICIÓN”…