Las parejas que tienen lazos fuertes siguen interesados ​​el uno en el otro. Siguen siendo curiosos acerca de las experiencias y las vidas interiores de cada uno, tales como sus pensamientos, sentimientos y temores.

Una gran manera de cultivar su conexión es hablar de estos mundos interiores – porque la buena comunicación va más allá de hablar del estudio, el trabajo o los amigos. Estos temas, por supuesto, también son importantes, pero también lo es profundizar en conversaciones íntimas que por lo general se pasan por alto.

Acá te compartimos algunas sugerencias de preguntas profundas y divertidas que provocaran cuestionamientos como pareja y que debemos hacernos el uno al otro.

1. ¿Cómo estuvo tu día?

Parece una pregunta simple y sencilla. Pero en el caos de la vida cotidiana, puede que se nos olvide hacerla. Esto nos permite compartir detalles y mantenernos conectados en el día a día.

2. ¿Qué necesitas de mí ahora mismo?

Esta es una pregunta importante que hacer cuando nuestra pareja está teniendo un día difícil. Nos permite adaptarnos a lo que en realidad necesitamos.

3. ¿Cómo expreso mi ira y mi conflicto?

Esta es una pregunta que cada uno debe hacerse, respondiendo en voz alta mientras el otro escucha. El factor número uno para una relación sana y duradera es el manejo eficaz del conflicto. Eso incluye escuchar sin interrupción, estar dispuestos a discutir temas, tolerar las diferencias y hacer estrategias para solucionarlas.

4. ¿Qué esperas hoy, esta semana y este mes?

Nos ayuda a sintonizarnos con lo que nuestra pareja disfruta. Además, equilibra temas más graves y potencialmente negativos.

5. ¿Dime tres cosas sin las que no podrías vivir?

Muchas veces creemos conocer a fondo a nuestra pareja, pero resulta que solo estamos viéndola desde nuestra perspectiva. Esta pregunta nos ayuda a conocernos mejor y así anticipar conflictos antes de que se presenten.

6. ¿Cuáles son las formas en que más experimentas o sientes el amor de mí parte?

Es importante comprobar regularmente para ver si lo que estamos haciendo y diciendo es positivo y alimenta nuestra relación.

7. Si pudieras ser un personaje de cualquier libro, película o serie  ¿qué personaje serías y por qué?

En algún momento todos nos sentimos identificados con algún personaje de ficción, esta pregunta nos ayuda a entender mejor cuáles son los rasgos de personalidad y valores que nuestra pareja desearía tener.

8. Si pudiera cambiar algo de mí, sería _______

Este ejercicio es una ventana a las inseguridades de cada uno. Una oportunidad para que en pareja seamos más empáticos y compasivos entre sí.

9. ¿Qué harías en la vida si el dinero no fuera un problema?

Esto nos ayuda como pareja a conectarnos con nuestros deseos, sueños y planes a largo plazo.

10. Si pudieras pedir tres deseos, ¿cuáles serían?

Esta es otra pregunta que revela nuestras fantasías e incluso nuestro carácter personal.

11. ¿Cuál es tu miedo más grande?

Podemos apoyarnos como pareja y no presionar cuando se acerca eso que nos asusta. Además, nos ayuda a sentirnos más cómodos. Así seremos el lugar seguro de nuestra pareja, ese donde encontrará seguridad, calma y sanación.

12. ¿Cuáles serían tus últimos deseos si estuvieras incapacitado físicamente para tomar decisiones?

Sin duda esta es una pregunta difícil de plantear. Pero es crítica y de suma importancia, no sabemos cuándo la vida nos va a poner en una situación así y por eso debemos entender que es lo que realmente querría nuestro compañero de vida.

13. ¿Qué es lo mejor que te ha pasado?

Con esta pregunta dejamos un aire de positivismo en la conversación. Cada uno de nosotros reflexiona acerca de los hechos felices y maravillosos de nuestras vidas.

Lo más importante de este ejercicio es la completa sinceridad de ambas partes, abrirse al otro, les aseguro que después de estas sencillas preguntas van a conocer y entender mejor a la persona con la que comparten su intimidad, haciéndolos crecer tanto como pareja, como individualmente.

Fuente: www.psychcentral.com