El amor en la ciencia ficción es fascinante porque permite usar prácticamente lo que quiera el guionista dentro de su estructura básica.  Te traemos 6 películas de ciencia-ficción que hablan sobre el amor, desde el romance con una inteligencia artificial hasta relaciones atemporales y universos paralelos.

1. Ella – Her (Spike Jonze, 2013)

Spike Jonze nos trae una película que combina un asombroso trabajo de diseño de producción con la cinematografía para crear un mundo futuro creíble, extraño, y fascinante. Al final, sin embargo, Ella es una historia de amor entre el hombre y la máquina, o mejor aún, una historia de amor sobre la naturaleza de las historias de amor. Cuando Theodore (Joaquin Phoenix) se enamora de su nuevo sistema operativo, llamado Samantha(voz de Scarlett Johansson), nos muestra como progresa y se desarrolla cada historia de amor. Es algo cruel que incluya ese momento en el que uno de los amantes abandona al otro(“soy tuyo, y no soy tuyo”) porque simplemente, eso es lo que siempre pasa.

2. Eterno resplandor de una mente sin recuerdos – Eternal Sunshine of the Spotless Mind (Michel Gondry, 2004)

Una película que se convirtió en un clásico del género. Michael Gondry, dirige a Jim Carrey y Kate Winslet, dos almas perdidas en un mundo frío que se encuentran, se enamoran y se pierden, para luego decidir olvidarse de todo lo vivido a través de los servicios de una empresa que provee un borrado de memoria. Una historia de amor poco convencional escrita por  Charlie Kaufman abordada con estilo y la dosis correcta de surrealismo. Es dolorosamente triste, al tiempo que también puede llegar a ser esperanzadora, un gusto agridulce, algo familiar para todos los que hemos pasado por una ruptura. Eternal Sunshine tiene sus mejores momentos cuando toca los aspectos relacionados con su premisa –¿quién no querría olvidar sus ex para siempre?– mostrando el poder de la memoria y la importancia de nuestras cicatrices para hacernos quiénes somos.

3. Abre los ojos (Alejandro Amenábar, 1997)

César(Eduardo Noriega) es el típico hombre guapo y rico al que le gustan mucho las mujeres, pero muy poco el compromiso. Una noche conoce a Sofía (Penélope Cruz), y se enamora perdidamente de ella, con lo que no cuenta es con los celos de Nuria(Najwa Nimri), una antigua amante que movida por los celos provoca un accidente en el que ella fallece y César queda completamente desfigurado. Buenas actuaciones y un guión truculento que nos enseña los extremos del amor y la naturaleza humana. 

4. Otra tierra – Another Earth(Mike Cahill, 2011)

Una noche después de ser aceptada en el programa de astrofísica del MIT, Rhoda Williams(Brit Marling), sale de celebración, al volver a casa bebida y manejando, provoca un accidente afectando a una familia donde el único sobreviviente es John Burroughs (William Mapother). Al mismo tiempo, una réplica de la Tierra aparece en el cielo. Ahora Rhoda impulsada por la culpa y el remordimiento se acerca a John, ocultándole su verdadera identidad. Una provocadora e introspectiva película donde Cahill demuestra sus dotes como narrador, contando una historia tan increíble como cercana, haciéndonos preguntar qué haríamos si hubiera otra versión de nosotros mismos, una donde tuviéramos la oportunidad de no cometer los mismos errores, o al menos donde pudiéramos redimirlos.

5. Perfect Sense (David Mackenzie, 2011)

Un mundo en el que la humanidad lentamente comienza a perder cada uno de los cinco sentidos, perdiendo el contacto con lo que nos rodea de una manera más radical y definitiva que la vivimos en estos tiempos modernos en los que la humanidad se siente más desconectada que nunca. En ese desolador escenario, el guión de Kim Fupz Aakeson habla de dos personas traumatizadas que se encuentran y enfrentan esta epidemia juntos, a pesar de que sus errores y hechos pasados ​​podrían hacerlos incapaces de amarse verdaderamente. A través de las espectaculares actuaciones de Ewan McGregor y Eva Green, Perfect Sense encuentra esperanza entre las ruinas de nuestra humanidad.

6. Wall-e (Andrew Adamson, 2008)

Obra maestra de Pixar. El homenaje de Andrew Adamson a los grandes artistas del cine mudo en la primera mitad es poético y brillante, pero es cuando llega EVE que la película toma vida como una historia de amor superando grandes obstáculos. No es una historia innovadora, pero añade el encanto y la maravilla cuando se concentra en la conexión entre dos robots. Una de las escenas más hermosas es cuando el piloto está comenzando a aprender las cosas perdidas sobre la humanidad a través de su computadora. Cuando él pregunta “computadora, define el baile”, vemos a Wall-e y EVE en una danza lúdica fuera de su nave, flotando en el espacio con gracia y ritmo de una manera que sólo Pixar podría lograr. Su singularidad es la forma en que enseña sobre el amor a través de la inteligencia artificial, mientras imagina un futuro en el que la humanidad ha olvidado todo lo que era.