No se trata de un orgasmo convencional sino de un fenómeno recientemente estudiado del que poco se habla y muchas mujeres viven. Un especialista explicó cómo alcanzarlo.

La eyaculación femenina es un terreno recientemente estudiado por la ciencia. Este fenómeno -del que poco se habla- lo viven muchas mujeres y está relacionado con unas glándulas que recién fueron descubiertas en el siglo XIX.

Conocido como squirting en inglés, fue objeto de estudio del mismo grupo de investigadores que analizó el Punto G femenino. La sexóloga Beverly Whipple fue la encargada de liderar la búsqueda de respuestas precisas sobre el sexo y la mujer.

Squirt se traduce como “chorro”, así se describe el clímax que alcanzan algunas segregando de manera involuntaria un líquido abundante proveniente de la uretra, el mismo ducto por donde pasa la orina desde la vejiga. Las encargadas de esta función son las glándulas parauretrales descubiertas recientemente, según la publicación científica New Scientist.

“Cada vez son más las mujeres que consultan con mucha timidez acerca de este fenómeno, creyendo que se orinan, y contienen el orgasmo para que no suceda. Algunas incluso se niegan a tener relaciones”,  relató la sex coach, Mariel Tesler a Infobae.

Este líquido está compuesto de glucosa, fosfatasa ácida prostática y antígeno prostático específico, además de urea y creatina, según confirmaron los especialistas.

No se trata de una incontinencia, sino de una respuesta natural del cuerpo. Todas la producen, sin embargo puede variar en cantidad y duración, desde pequeñas gotas hasta secreciones muy abundantes.

Cuanto más prolongado sea el orgasmo mayor será el tiempo de la eyaculación

Para los especialistas, la eyaculación femenina cumple una función protectora en el tracto urinario contra posibles infecciones.

¿Cómo lograr la eyaculación femenina?

1. Comienza por estimular el clítoris, puedes hacerlo tú misma o pedirle a tu pareja que te ayude. Tu clítoris debe estar erecto.

2.  Después de tener varios orgasmos clitoriales, debes buscar tu Punto G y estimularlo. Para encontrarlo, introduce tu dedo apuntando hacia arriba en tu vagina, puede ser el dedo medio o el índice.

3. Identificarás el Punto G como una zona rugosa e hinchada que está justo detrás del hueso púbico. Comienza a estimularlo con movimientos circulares y rítmicos, procura alternar la presión y la velocidad para tener más placer.

4. Si después de unos minutos tienes muchas ganas de orinar, lo estás haciendo bien. Sigue así, concéntrate, déjate llevar y disfrútalo.

5. Aunque sientas que vas a orinar, no contengas la sensación, expúlsala y llénate del placer de tu eyaculación.

Lo principal es alejarse de los tabúes y convencionalismos, y entregarse al placer, la sexualidad es algo maravilloso y un regalo de la vida que debemos disfrutar, eso sí, siempre con la mayor responsabilidad y amor por nuestro cuerpo.

Fuentes: www.sumedico.com / www.infobae.com