Ser mujer y ser fuerte no siempre es algo fácil de conseguir. La fortaleza muchas veces no es vista como una característica deseable por una mujer.

Las mujeres fuertes muchas veces son malentendidas. Las personas frecuentemente las leen incorrectamente, confunden su confianza en sí mismas por altanería o soberbia. Pero esto no es cierto, no es altanería ni soberbia, es fortaleza.

Ella es una mujer fuerte y lo sabe.

Una mujer fuerte no debería tener que esconder su fortaleza, ni pedir perdón por ella. Debería sentirse orgullosa y no menospreciarse por la opinión de los demás.

Estas son algunas cosas que una mujer fuerte quiere aclarar:

1. A veces es vulnerable, y eso está perfectamente bien.

Tiene una coraza fuerte, pero también sabe cuando bajar la guardia. Ha aprendido a dejar entrar a sus vida a las personas correctas. Fuerte no significa dura ni fría. Ella es consciente de sí misma y se cuida bien, pero esto no significa que a veces se sienta vulnerable. Ella quiere que sepas que también siente dolor, al igual que todo el resto de las personas. Puede ser dificil pasar por la vida como una mujer fuerte, especialmente porque todo el mundo asume que siempre estás bien. La mujer fuerte es claramente fuerte, pero también humana.

2. Quiere encontrar el amor.

Seguro, una mujer fuerte se siente bastante feliz sin pareja, pero eso no significa que no quiere encontrar un compañero de vida para compartir sus fantásticas experiencias. No es una mujer común. Tiene sus propias ambiciones y proyectos. Los demás suelen pensar que ya que se ve tan fuerte, debe estar satisfecha. Piensan que no necesita nada más. Pero sí, ella quiere enamorarse. No necesita una pareja, pero la quiere.

3. Todavía le queda mucho por aprender.

La mujer fuerte es fuerte ya que la vida le ha enseñado mucho. A diferencia de otras personas, ella ha logrado aprender de los momentos difíciles de la vida y ha crecido debido a ellos. Pero esto no significa que ya haya aprendido todo sobre la vida. Ella sigue creciendo día a día y la vida no deja de sorprenderla. Ella quiere que sepas que no está cerrada a la novedad y a conocer más cosas acerca de la vida. Tiene la mente abierta. De hecho, mucha de su fortaleza la consigue de las ganas de ser siempre una mejor versión de sí misma.

4. No es fría, es cuidadosa.

No es el tipo de chica que cuenta todos sus problemas y emociones de inmediato, pero eso no significa que no esté en contacto con sus sentimientos. Lo que pasa es que ella ha aprendido a lo largo de la vida que hay que saber muy bien cuándo y con quién compartir las emociones.  No es que tenga la guardia en alto, sólo que es cuidadosa con ella misma. Ella tiene muchos sentimientos, simplemente no los expone ante todo el mundo. A pesar de que para las personas no tan cercanas parece fría, en sus relaciones más íntimas esta chica es un osito de peluche.

5. Ella tiene sueños.

Ella es fuerte, capaz y siempre persigue lo que quiere. Lo que los demás a veces no captan es que ella consigue lo que quiere porque se gana las cosas. Sus logros son lo que son porque ella pone todo su esfuerzo a conseguirlos. Ella es del tipo de persona que tiene aspiraciones, sueños y metas. De hecho, se ha hecho fuerte porque también ha vivido el fracaso y el rechazo cuando ha perseguido sus sueños, pero ha aprendido de estas experiencias y ha convertido el dolor y la pena en energía y determinación para salir adelante.

6. No es temeraria, es valiente.

Ella toma al toro por los cachos. Se tiene confianza y le gustan los desafíos. Pero hay una diferencia entre no tener nada de miedo y ser valiente. Uno puede enfrentar al monstruo a pesar de que siente miedo. Está bien sentir miedo. De hecho, no sentir nada de miedo es un tanto necio. Sin el miedo uno no sería capaz de conocer los propios límites, y una chica fuerte conoce sus propios límites. No se expondrá a situaciones que la puedan dañar potencialmente, pero sí tomará un desafío difícil y lo enfrentará con valentía.

7. Ella no es intimidante, es segura de sí misma.

No se le debería temer a esta chica sólo porque sea determinada y se tenga confianza. No es una mujer pesada, de hecho no comparte el pensamiento de que hay que pasar por encima de otros para llegar a la cima. Ella quiere que todas las personas alcancen el éxito que se merecen. Además ella sabe lo que vale, y no pedirá perdón por sí misma. Se tiene fe y sabe que tenerse fe a uno mismo es fundamental para alcanzar los propios sueños.

8. No es que ella haya nacido así, ella se hizo así.

La fortaleza interna no siempre llega de manera natural. Es algo que se cultiva y se trabaja a lo largo de la vida. Una mujer fuerte quiere que sepas que su fuerza no es algo que le haya caído del cielo, es algo que ha forjado en el tiempo y a lo cual le ha dedicado muchos esfuerzos. No es algo fácil ser una mujer fuerte, de hecho ella ha tenido que luchar con un mundo que la quiere aplastar y que quiere que se conforme con los “roles femeninos”, pero ha vencido y se ha convertido en la persona que quiere ser. Ella es una mujer fuerte porque se levanta cada mañana con ganas de ganarle al día, porque cada vez que se cae se vuelve a levantar más convencida y porque se para frente a la vida con actitud y con ganas de ser la mejor versión de sí misma a diario.

Fuente: www.elitedaily.com